Artículos Experiencias Consumo crítico de la información: Hacemos de periodistas.

Consumo crítico de la información: Hacemos de periodistas.

Estamos inmersos en la sociedad de la información donde la actividad cultural más importante del siglo – para niños y jóvenes – es la TV y la realidad social deja poco tiempo para confrontar ideas y escasas posibilidades de acceder a otras fuentes de información que no sean las unidireccionales oficiales del poder económico. La escuela no puede estar al margen y no tendría que permanecer pasiva delante de este hecho teniendo en cuenta que los medios de comunicación influyen en gran medida en las formas de vida de la sociedad. El MediAmbiente visto des del CEIP Montseny Vivir en un mundo global complejo y cambiante del cual surgen nuevos valores individuales y colectivos nos obliga a plantearnos que enseñamos y como hacemos llegar la imagen del mundo al alumnado y ha replantear las estrategias que utilizamos para que acceda a la información, la organice para entenderla, pueda actuar sobre ella y sea capaz de transformarla de una manera crítica y creativa. Siguiendo esta perspectiva surgió el proyectos que os presentamos para acercar el alumnado a un consumo crítico de la información. Esta experiencia ha estado realizada en el CEIP Montseny de Mollet del Vallès. En nuestro centro, desde su inauguración el año 1983, nos ha preocupado la construcción de valores prosociales del alumnado y hemos buscado maneras para hacerlo posible. Entre otras estrategias se han talleres de ciclo en toda la escuela y uno de ellos es el taller de revista en el ciclo superior donde el alumnado de 5º y 6º hacen una primera aproximación al mundo de la información editando trimestralmente una revista de escuela: Supermontseny. El curso 2000-01, decidimos dar un paso más al iniciar un proyecto el tercer trimestre con los alumnos de 6º curso: Hacemos de periodistas, para publicarlo en una revista comarcal. La Tribuna Vallesana. Se pretende favorecer una interpretación lo más rigurosa y crítica de la información con la finalidad de que los alumnos dejen de ser receptores pasivos de la misma, se aproximen a la realidad ciudadana y puedan realizar acciones individuales y colectivas sobre el entorno. Se pretende, además de acercar el alumnado a la participación, potenciar actitudes cívicas para la construcción conjunta de la realidad. Propuesto a ambos grupos clase les entusiasma la idea y para comenzar se hace, con dos alumnos, el reportaje que la revista editó sobre el Carnaval a Mollet. Para llevarlo a término contamos con la ayuda y asesoramiento técnico de la dirección de la revista que quería iniciar un taller con niños y jóvenes sobre periodismo, así como la colaboración del AMPA y de diferentes entidades de la ciudad. Vista la buena acogida por parte del alumnado se plantea la firma de un compromiso individual de cada uno (por el hecho de ser una responsabilidad colectiva, ateniendo a la repercusión, la implicación de otros colectivos y el número de horas que presumiblemente se tenían que dedicar), y la evaluación reguladora de cada actividad con autorregulación, cogestión conjunta de dificultades y coevaluación. La temática El medio ambiente visto desde el Montseny la escoge el alumnado por consenso y la motivación viene dada por el hecho de “ser periodistas” dado que el resultado de nuestro trabajo sería publicado por la revista comarcal con un potencial de 150.000 lectores. Nos proponemos el trabajo con un enfoque globalizador vertebrado por el área de lengua castellana, integrando el eje transversal de la educación medioambiental y otras áreas del currículum como la matemática, sociales y educación artística. Siguiendo el ciclo de aprendizaje se marcan conjuntamente los objetivos a conseguir, utilizando el trabajo en grupo entre las dos clases de 6º como estrategia para trabajar el respeto a las personas, a la naturaleza y a los productos; y la cooperación como base para la construcción del conocimiento individual y colectivo que ayude a los chicos y chicas en la acción de un consumo responsable y crítico. Los objetivos de estos proyectos son: * Fortalecer la capacidad del alumnado de expresar sus opiniones, utilizar los medios de comunicación para desarrollar un pensamiento autónomo y crítico e interpretar de manera rigurosa y crítica la información. * Desarrollar estrategias para la investigación y la acción, mediante el trabajo cooperativo. * Darse cuenta de la importancia de las acciones individuales en la colectividad y el entorno. * Aproximarse al entorno próximo de la ciudad para colaborar en las iniciativas medioambientales de la agenda 21 local. La experiencia se desarrolla paralelamente en cuatro ejes: * Un trabajo de conocimiento de la lengua motivador, exhaustivo y funcional con el fin de dar difusión a nuestras investigaciones con el ánimo de compartir actuaciones individuales que lleven al bien común. * La agenda 21 con la participación en las iniciativas medioambientales de la cuidad con el fin de hacer posible actitudes cívicas que lleven a la sostenibilidad. * El trabajo en grupo cooperativo para posibilitar la construcción de valores como el respeto, el compartir, la responsabilidad, llegar a acuerdos por consenso y la solidaridad. * La creatividad como una manera de aprender para enseñar, del gusto por investigar, un espacio de libertad y acercamiento a la realidad en el momento de diseñar el monográfico, cómic, fotografías, hacer entrevistas, encuesta, reportajes, comentarlos para intercambiar opiniones, buscar información, organizar y estructurarla. El proceso Hacemos un análisis del tratamiento de la información de diferentes periódicos donde el alumnado empieza a darse cuenta con que facilidad se pueden manipular las imágenes y la ideas al resaltar los puntos de vista que interesan a quien informa o también en silenciar los que no le interesan, por lo cual es necesario relativizar las informaciones de los medios. De lo contrario, vemos que la misma información puede ser presentada en diferentes tipos de texto y expresar el que, quien, como, donde y porque de la noticia de una manera sucinta y que tenga valor para el lector. Una vez hecho el análisis del contenido y de la estructura de los periódicos, planificamos conjuntamente los objetivos que pretendemos conseguir, buscamos(por grupos) información sobre la temática escogida por consenso y hacemos un debate sobre como transmitir ideas y puntos de vista personales de manera crítica y eficaz sobre el medio ambiente. Se elabora un dossier con toda la información recogida a partir de la cual se tiene que responder individualmente, -y contrastar con el grupo- cuestiones de tipo lingüístico y medioambiental. Del debate surge el guión que tiene que seguir cada pequeño grupo para elaborar las partes de cada página. Se distribuye la tarea por grupos de trabajo cooperativo: fotógrafos, maquetadores e informática (procesador de texto, escáner, gráficas) redacción, títulos, cómics, reportaje, estadísticas, pasatiempos, poemas. En cada hoja de la revista se trabaja el título, la introducción del artículo, un cómic sobre la idea que se quiere trasmitir, un foto con el correspondiente pie de foto y el desarrollo propio de la página. Además en dos páginas se incluyen dos poemas: los contenedores e inténtalo, creado por dos alumnos y enriquecidos con la cooperación de todos los otros. Para conseguirlo tuvimos que investigar, pasar encuestas en casa, a las otros escuelas de la ciudad, elaborar guiones de las encuestas, estadísticas y entrevistas, resúmenes, hacer de fotógrafos, diseñar el monográfico, maquetarlo... y utilizar diferentes textos literarios (noticia, reportaje, entrevista, poesía, cómic, etc) y sobre todo, consensuar mucho las decisiones autoregularse el trabajo personal y evaluar constantemente el común. Desarrollo 1. Conocimientos previos, comunicación de objetivos, planificación y autorregulación. 2. Recogida y análisis de diferentes tipos de periódicos y revistas tanto en lo referente al contenido como a la estructura. Recogida y análisis de información sobre medio ambiente en general y sobre la agenda 21 de Mollet. 3. Elaboración de resúmenes y borradores de la información que se quiere dar. 4. Recogida de datos sobre los residuos y cálculos sobre costes de la bolsa de la basura.. 5. Diseño de la estructura de las páginas de la revista. Columnas, fotos, dibujos, título. 6. Diseño de la portada. 7. Diseño de guión entrevistas y encuestas. 8. Elaboración de cartas solicitando la participación de las diferentes escuelas en la encuestas. 9. Realizar la entrevista y las encuestas (llevarlas y recogerlas). Extraer los datos, cálculos y gráficas. 10. Elaboración del reportaje fotográfico, elección de las más convenientes. Escanearlas. 11. Elaboración del cómic introductorio a cada página de la revista. 12. Correcciones del redactado, dibujo, relación idea dibujo... 13. Elección del título más conveniente para cada página. 14. Redacción definitiva y paso al ordenador. 15. Coordinación con la dirección de la revista. 16. Explicación de nuestras averiguaciones a las diferentes clases de la escuela y colocación de carteles en contenedores y dependencias de la escuela. 17. Colocación de carteles en los contenedores del barrio. 18. Autorregulación y evaluación final del proyecto. 19. Por parte del AMPA, buscar la colaboración de entidades y colectivos de la ciudad. En la medida en que se avanza en algunas de las tareas se realiza la puesta en común en una de las clases para cogestionar dificultades y enriquecer la propuesta y con esta se sigue el mismo proceso en la otra clase (alternativamente) donde se hacen las correcciones definitivas. Al mismo tiempo se hace un seguimiento de autorregulación con el fin de ir aplicando las nuevas formas de ver, pensar y actuar en nuestras acciones cotidianas, como por ejemplo respetar a compañeros y compañeras, dialogar para llegar al consenso, cooperar en el trabajo, cerrar la luz de la clase cuando no la necesitemos, minimizar y/o reutilizar materiales escolares... De este feedback constante han surgido cosas sorprendentes para los alumnos como ver actitudes contradictorias sobre el medio ambiente entre chicos y chicas de un mismo grupo y de la misma persona respecto a sus comportamientos medioambientales en casa o en la escuela. O bien, descubrir como nuestras acciones individuales tienen influencia en la colectividad, como el hecho que alguna de las encuestas no se haya podido recoger en la fecha determinada y tuviéramos que retardar la publicación de monográfico una semana. O bien, la valoración de resultados individual de un artículo con el de pequeño grupo y el resultado final... y que cuesta llegar a acuerdos colectivos, pero que se consiguen con el diálogo, la cooperación y buscando soluciones imaginativas para resolver conflictos. También han habido cosas sorprendentes para el profesorado, como por ejemplo el hecho que en algunas de las respuestas a las encuestas, que eran en castellano, bastantes niños y niñas escribieron la palabra respecte en vez de respeto. (¿Puede ser que el referente que tienen estos chicos y chicas sea sólo el de la escuela?) Ciertamente, lo que más ha costado ha sido ponerse de acuerdo, pero ha resultado muy enriquecidos para el alumnado, los maestro, la AMPA y la dirección de la revista, el hecho de coordinarnos constantemente. Nos ha permitido entender que el respeto y la cooperación nos permiten llegar a grandes hitos. Además, la parte de autoestima –sobretodo para el alumnado-, que le ha aportado el hecho de ver publicado su trabajo, al mismo tiempo que hemos podido compartir y comunicar a los demás nuestros descubrimientos hacia una ciudad más sostenible. La valoración que hacemos es muy positiva, por parte de los maestros, AMPA, editor de la revista... y el alumnado, a pesar de haber de salir de la escuela hacia diferentes IES, pide hacer más trabajos de este tipo con nuestra escuela. Esto es lo que nos anima a seguir haciendo propuestas de este tipo en las cuales el trabajo escolar sea interdisciplinario dentro de las áreas, en la escuela y fuera de ella, con la colaboración de diferentes profesionales, para conseguir ciudadanos que basen la construcción de la sociedad en el respeto, la cooperación, y en un consumo responsable y crítico. Os invitamos a leer el monográfico editado por La Tribuna Vallesana el 22 de junio del 2001 portada , pág 30-31, pág 32-33, pág 34-35 y pág 36-37) si os animáis a hacer algo semejante podéis contar con nuestra colaboración.

Experiencias